El mejor guardiolismo se practica en el Bernabéu

Zinedine Zidane, junto a Florentino Pérez, el día en que fue presentado como DT del Real Madrid.

Hace años, cuando Arjen Robben jugaba en el Real Madrid y Lionel Messi ya despuntaba en el Barcelona, a cierto sector de la prensa madrileña (y madridista) se le dio por poner al mismo nivel a ambos jugadores. Por aquella época al argentino todavía le quedaban por subir algunos peldaños para alcanzar su actual condición de cuasi divinidad pero ya acostumbraba a dejar con la boca abierta al personal cada vez que saltaba a los terrenos de juego. Ante la imposibilidad de negar lo evidente y quitarle méritos a la figura del Barça los de la central lechera (Guardiola dixit), siempre tan ocurrentes, optaron por colocar a Robben a su misma altura. La comparación hizo sonrojar al propio Arjen quien, aún sabiéndose muy bueno, casi que tuvo que pedir disculpas cuando le preguntaron si se veía al nivel del argentino. En fin, cosas de la prensa deportiva.

Zinedine Zidane también ha sido, como director técnico, objeto de osadas comparaciones. Como es sabido, el francés se estrenó como técnico de primera división haciéndose cargo de un equipo que se hundía. Pocos meses después su Real Madrid ganaba la Champions League y acababa La Liga en segunda posición, apenas un punto por detrás del Barcelona de Luis Enrique. Un debut brillante, sin dudas.

El arranque de la temporada siguiente fue fulgurante, con un Madrid encadenando una larga racha de triunfos y sumando más títulos, como la Supercopa de Europa y el Mundial de Clubes. Fue entonces cuando empezaron a surgir las comparaciones con el Barcelona de Guardiola de los 14 títulos, el Madrid de Di Stéfano de las cinco Copas de Europa consecutivas o el no menos mítico Santos de Pelé. Como aquella comparación de Robben con Messi, estas sonaban igual de exageradas.

Zidane lleva 21 meses como DT del Real Madrid, suma ya 7 títulos (incluidas dos Champions League ganadas de forma consecutiva, algo que nadie más ha logrado) y, vista la marcha del equipo, tiene toda la pinta de que la cuenta seguirá subiendo. Las comparaciones, aquellas cosas de la prensa deportiva, suenan ahora menos excesivas.

 ******

Crear fórmulas de éxito tiene mérito, lo mismo que saber adaptar a los intereses propios aquello que funciona. Florentino Pérez nunca negó que quería para él y su Real Madrid lo mismo que Pep Guardiola había conseguido para el Barcelona: una retahíla de títulos y un equipo de leyenda que ganara la admiración del planeta fútbol a través de los triunfos y el buen juego. Sabedor de que no podría convencer al de Sampedor para que se mudara a Chamartín, Pérez decidió crear su propio Guardiola. Y nadie mejor para encarar esa figura que Zinedine Zidane, el emblema del Madrid de los galácticos, aquel proyecto sobre el que Florentino fundó su propia leyenda como dirigente madridista.

Fue así como Zizou, patrocinado por el presidente del club blanco, comenzó a cursar una serie de “másters y pasantías” que ya quisiera cualquier aspirante a técnico profesional: formó parte de los equipos técnicos de José Mourinho y Carlo Ancelotti cuando estos dirigían al primer equipo del Real Madrid, fue a estudiar los métodos de entrenamiento de Marcelo Bielsa en el Olympique de Marsella y luego fue premiado con el cargo de director técnico del Castilla, el equipo filial de los merengues.

Esa variedad de influencias, ese beber de fuentes tan dispares, ha contribuido a la conformación de un técnico sumamente versátil que no se aferra a un estilo único de juego sino que es capaz de mutar no solo en función del rival o de la competición sino de lo que sucede en un mismo partido. Da la sensación de que Zidane ha sabido orillar los defectos de los modelos futbolísticos que le han influido y ha absorbido solo lo mejor de ellos. Zizou como una especie de Frankestein autoconstruido con las características más positivas de este, de aquel y del de más allá.

Al mejor estilo Mourinho, hay momentos en que el Real Madrid opta por cederle la posesión del balón al rival y replegarse en el fondo, listo para lanzar eléctricos contraataques. En otras ocasiones, como si estuviese dirigido por Bielsa, exhibe un ritmo frenético, atacando de manera directa y sin respiro al rival. Pero la mayor parte de las veces elige adueñarse del balón y avanzar moviéndolo de un lado al otro en geométricas combinaciones, trazando jugadas del más puro tiqui taca. Es entonces cuando el Real Madrid de Zidane remite inevitablemente al mejor Barça de Guardiola.

Pero allí donde los azulgrana (ya sin Guardiola) y el guardiolismo (lejos del Barça) acabaron por volverse por momentos tediosos y de ritmo cansino, presos tal vez de un dogma autoimpuesto, los de Zidane practican un fútbol más directo y contundente, más del Madrid de toda la vida.

De manera muy simplificada puede decirse que la diferencia principal está en las áreas: cuando ataca el Madrid no se siente obligado a tener que llegar hasta la misma línea de meta dando toquecitos ni tampoco sus jugadores, en busca de un espacio que no encuentran, devuelven la pelota hasta los pies del último zaguero para reiniciar parsimoniosamente el avance. Los futbolistas del Madrid saben que aun en tiempos de fútbol moderno un recurso tan viejo como el disparo de media distancia sigue estando vigente. Saben que los goles, con o sin florituras, valen lo mismo. Y a la hora de defender si el portero o alguno de los zagueros considera que la mejor opción es revolear la pelota lo más lejos posible, lo hace sin que nadie se lleve las manos a la cabeza convencido de que se está perpetrando la violación de algún mandamiento sagrado.

Si el guardiolismo es una versión evolucionada del cruyffismo mezclada con otras filosofías de juego, algo parecido puede decirse del zidanismo, una suerte de guardiolismo sin tanta retórica ni excesos de estilo que añade mejores soluciones donde aquel modelo ofrece puntos débiles.

Habrá a quien le suene a herejía, a esas cosas de la prensa deportiva, pero actualmente el mejor guardiolismo se practica en el Bernabéu.

 

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Fútbol y etiquetada , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s