Valencia en Fallas

Panorámica de la Falla que está a la vuelta de mi casa, y que este año consiguió el segundo puesto.

Una pequeña aclaración antes de empezar: no, no me ha dado un ataque repentino de folclore valenciano. Simplemente he decidido dedicar esta entrada del blog a las Fallas para que tanto quienes nunca han oído de esta fiesta como para los que sí han escuchado sobre ella pero nunca han estado en Valencia en las fechas en que se celebra, tengan la oportunidad de conocer algunos detalles.

Oficialmente, las Fallas van del 15 al 19 de marzo, pero ya desde varias semanas antes se van sucediendo actos varios que se enmarcan en estas celebraciones.

Durante estos días la ciudad se llena de monumentos gigantescos (más de 700), de una calidad artística admirable, que representan situaciones, historias y personajes de la realidad y de la ficción. Como ocurre en otras muchas fiestas populares a lo largo y ancho del mundo, es en las Fallas donde los valencianos sacan a relucir su lado más irónico y socarrón. Es tradición que las fallas muestren, con tono burlón y caricaturesco, a figuras del mundo de la política, de la sociedad y del deporte, o que reflejen acontecimientos sociales como la crisis económica o la corrupción política.

En este sentido, es como una catarsis tanto para quienes se encargan de la creación de las figuras como para los miles de ciudadanos que recorren la ciudad para observarlos. Independientemente de los colores políticos con los se identifique cada uno, todos pueden reírse de propios y extraños. Y es que los políticos siempre son expuestos en situaciones que refieren a algún escándalo o hecho incómodo en el que éstos hayan estado involucrados.

Ninot de Cristina Kirchner, de la Falla Conde Altea-Almirante Cadarso.

En la falla que está justo a la vuelta de mi casa, que este año ha conseguido el segundo premio, aparecen los mandatarios de diferentes países. La presidenta argentina Cristina Kirchner, por ejemplo, aparece con una bolsa de dinero debajo del brazo, al igual que los bandidos en los dibujos animados. Y es que en España tuvo mucha repercusión la noticia de que el matrimonio Kirchner había multiplicado su fortuna en un 800% en poco años.

El tema de esta falla este año es “La fruta prohibida”, la manzana que significó la tentación para Adán y Eva. Así es que a la hora de representar al italiano Silvio Berlusconi los artistas falleros decidieron mostrarlo en clara actitud festiva, con fajos de dinero saliéndole de los bolsillos mientras le hace señas a una manzana medio comida con la forma de una mujer desnuda. Referencia obvia a la publicitada querencia de Berlusconi por las orgías con prostitutas.

Ninot de Silvio Berlusconi. No perdona ni a las manzanas.

El presidente de gobierno español, José Luis Rodríguez Zapatero, aparece como amante de su principal adversario político, Mariano Rajoy. En otra falla, ambos aparecen como aves enjauladas. Debajo de la jaula de Rodríguez Zapatero, muy criticado por sus acciones de gobierno, cuelga un rótulo que lo identifica como “Pájaro bobo”.

Los monumentos son el principal atractivo de estas fiestas, pero no son lo único. Desde el 1 de marzo, todos los días a las 14hs, en la Plaza del Ayuntamiento tiene lugar la mascletà. Miles de personas se agrupan alrededor de esta plaza para ver el espectáculo de pirotecnia que más gusta a los valencianos. Cientos de kilos de pólvora se consumen cada día en una sinfonía de explosiones que puede llegar a durar hasta 10 minutos. Lo de sinfonía es en sentido literal, ya que las detonaciones de los petardos son programadas para que sigan un cierto ritmo o melodía.

El presidente Rodríguez Zapatero, identificado como “pájaro bobo”.

Por la noche, en el viejo cauce del río Turia se disparan los castillos de fuego artificiales. Sin dudas son más vistosos y espectaculares, pero los valencianos son más de mascletà. Les gusta el ruido, sentir como las explosiones les hacen vibrar todo el cuerpo. Será por eso que luego se pasan el año gritando y hablando en voz excesivamente alta.

Es la semana grande de la ciudad, el momento mas esperado de todo el año y cuando más turistas vienen a Valencia (para este año se espera superar la cifra de un millón de visitantes, aunque hay que ver si la crisis lo permite).

Valencia huele a pólovora no sólo por las mascletades y los fuegos artificiales, sino porque los niños y adultos se pasan todo el santo día tirando petardos. Las 8 de la mañana es la hora en que se realiza la despertà: una sucesión de explosiones que indica el inicio de las actividades festivas diarias que son prolongadas por el desfile por las calles de bandas de música que recorren los barrios interpretando música tradicional valenciana (bastante espantosa, para mi gusto, sobre todo a esas horas).

Blancanieves Obama y los siete enanitos. De izq. a dcha.: Juan Manuel Santos, Barack Obama, Sebastián Piñera, Dilma Rousseff, Cristina Kirchner, Felipe Calderón, Hugo Chávez y Evo Morales.

Debido a que en los últimos años se había disparado el presupuesto de algunas fallas (la de Nou Campar se llegó a gastar casi un millón de euros en sus muñecos hace dos años), este año se han fijado límites presupuestarios y ninguna supera los 200 mil euros de presupuesto. Aún así es muchísimo el dinero que se gastan las comisiones falleras en su afán de ser los mejores, sobre todo si consideramos que luego son incineradas. Sí, estas auténticas obras de arte son reducidas a cenizas en la noche del 19 de marzo, conocida como La Nit de la Cremà.

Las llamas marcan el fin de las Fallas del presente año y, al mismo tiempo, inician la cuenta regresiva para los festejos del año siguiente.

La ciudad también huele a alcohol. Mucho. En las calles se montan verbenas por las noches. Disc jockey y bandas de música convierten las calles en discotecas al aire libre, con sus respectivas barras para comprar bebidas. Y durante el día conseguir una lata de cerveza es más sencillo que toparse con un turista. Sí, es facilísimo. Además, el día 17 (hoy) coincide con la celebración de Saint Patrick, por lo que los miles de anglosajones que viven en la ciudad y que no se emborrachan por Fallas, sí lo hacen por el santo patrón de Irlanda.

Valencia también huele a frituras y a chocolate. Los churros, los buñuelos de calabaza y el chocolate caliente (y espeso) son infaltables. Las principales esquinas de la ciudad se ven ocupadas por enormes carros que permanecen las 24 horas abiertos, con el aceite hirviendo y friendo kilos y kilos de estas delicias. Yo soy un habitual de los churros cubiertos de chocolate de J. Canuto, que cada año para en la misma esquina, a dos calles de mi casa.

Gente comprando en una churrería junto a la Estació del Nord.

Debajo, algunas fotos, videos y enlaces para los que quieran chusmear más:

* www.fallas.com


.


.


.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Fútbol y etiquetada , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s