A enfriar el cava: Barça y Arsenal se enfrentarán en cuartos de final de la Champions League

>
Cesc. El crack catalán, formado en las inferiores del Barça,
buscará eliminar al que puede ser su próximo equipo.


Messi. El argentino, que no jugó por lesión la final de 2006,
enfrentará por primera vez al equipo de su amigo Cesc.

Los dos equipos que mejor fútbol han venido mostrando en los últimos años en el panorama mundial, Barcelona y Arsenal, se enfrentarán en cuartos de final de la Champions League. Los caprichos del sorteo han querido que estas dos escuadras que partido tras partido se empeñan en demostrar que el fútbol es también belleza y estética además de esfuerzo y sudor, tengan que eliminarse para seguir en la competición.

El bolillero ha sido cruel y generoso a la vez. Cruel porque semejante duelo debería darse en la final (como ya ocurrió en 2006 cuando en París el por entonces Barça de Rijkaard y Ronaldinho se impuso al Arsenal de Henry); cruel porque uno de los equipos quedará, lógicamente, apeado en cuartos de la competición. Y generoso porque regalará a los aficionados un duelo a dos partidos que podría deparar lo mejor de toda la temporada, Mundial de Sudáfrica aparte.

Los dos máximos representantes del fútbol champagne (fútbol cava en el caso de los catalanes, no vayamos a herir susceptibilidades) se verán las caras. Superficialmente, no existe derivación alguna ni contaminación mutua en la evolución de ambos equipos. El “parentesco” entre ambos viene dado por la similar filosofía futbolística que ambos profesan. Arsène Wenger, técnico de los gunners y auténtico padre de esa hermosa criatura en la que se ha convertido el cuadro londinense desde su llegada en septiembre de 1996, no tiene un pasado culé. Y el Barça de hoy es hijo legítimo de la escuela holandesa de los 70.

Aunque si miramos con un poquito de detenimiento, el parentesco de sangre es obvio y tiene nombre y apellido: Cesc Fábregas. El futbolista catalán (¿medio centro? ¿trescuartista? ¿futbolista total?), santo y seña del Arsenal, esencia misma del equipo, creador, intérprete y director por antonomasia del juego que practican los ingleses, es también un producto culé con denominación de origen. Formado en la Masía – la fabulosa cantera del Barcelona que en los últimos años ha regalado al fútbol mundial jugadores de la talla de Pep Guardiola, Iván de la Peña, Xavi Hernández, Andrés Iniesta y Lionel Messi, entre otros-, Cesc es el eslabón que une y hermana a estos dos equipos.

Dejando de lado las cuestiones cronológicas y parentales, puede hablarse de un enfrentamiento entre el Maestro (Barcelona) y el alumno aventajado (Arsenal). Wenger lleva tiempo desarrollando el juego más vistoso y exquisito de Inglaterra, pero con una importante sequía de títulos en los últimos años. La última vez que el Arsenal ganó la Premier fue en 2004 y desde la FA Cup ganada en 2005 no ha vuelto a festejar nada. Y en Europa su camino ha sido bastante frustrante hasta el momento. Lo más lejos a lo que ha llegado ha sido justamente aquella final de 2006 perdida ante los azulgranas.

El año pasado fueron aplastados en las semifinales por el Manchester United de Cristiano Ronaldo. Y este año en la Premier en sus enfrentamientos ante los pesos pesados de la competición, el United y el Chelsea, los de Wenger salieron escaldados, demostrando que el exceso de juventud y una cierta descompensación entre sus líneas hacen que el Arsenal esté todavía medio escalón por debajo.

Para el Barcelona jugar contra un equipo como el Arsenal, que tiene sus mismas (y poderosas) virtudes, puede ser un arma de doble filo.

Por su parte el Barcelona de Guardiola no es otra cosa que la concreción del ideal del Arsenal. A un juego que despierta la admiración incluso del más negado para la lírica, le suma una contundencia tremenda. La temporada pasada, la del debut de Guardiola como preparador del primer equipo, ganó los seis títulos que disputó. Por lo tanto, es el Barça el favorito.

Sin embargo hacer juegos delante del espejo (¿qué otra cosa sino significa enfrentar al Arsenal?) puede resultar muy arriesgado para los catalanes. Un equipo con tus mismas (y poderosas) virtudes puede ser un arma de doble filo. En cualquier caso, el duelo permitirá ver sobre el mismo terreno de juego a gente del calibre de Xavi, Iniesta, Messi, Puyol, Piqué, Ibrahimovic, Nasri, Cesc, Arshavin, Vermaelen…

En fin, que semejante duelo habría que verlo no solo con copa de champagne/cava en la mano, sino que uno debería también ir vestido de traje y corbata. Creo que voy a tener que poner a calentar la plancha y lustrar los zapatos antes de ir al bar….

Emparejamientos cuartos de final de la Champions League 2010:
(ida: 30/31 marzo; vuelta: 6/7 abril)

* Olympique Lyon (FRA) – Burdeos (FRA)
* Bayern Múnich (ALE) – Manchester United (ING)
* Arsenal (ING) – Barcelona (ESP)
* Inter Milan (ITA) – CSKA Moscú (RUS)

.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Fútbol y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s