Lección del Barça frente al Inter

>


Satisfacción. Guardiola retiró a Iniesta pocos minutos antes de la
finalización del partido para que el Camp Nou ovacionara al de
Fuentealbilla.
La cara de Pep lo dice todo. (Foto Diario Marca).

Partidazo anoche del Barcelona ante el Inter. Partidazo de Andrés Iniesta, que parece haber recuperado el nivel luego de una larga lesión.

Llegaba el Barça a la cita de anoche sino cuestionado, sí con la soga casi al cuello: de perder anoche podría haber quedado eliminado de la Champions. “El actual campeón eliminado en primera vuelta”. Ese hubiera sido el titular de hoy, una noticia demasiado dura para los culés, sobre todo cuando faltan pocos días para el derby con el Real Madrid.

Aún sin Ibrahimovic y Messi, el equipo de Guardiola se bastó para darle un repaso a un decepcionante Inter, que prácticamente no inquietó a Víctor Valdés en toda la noche. No hubo noticias de Eto’o en su morboso regreso al Camp Nou. En su defensa hay que decir que el Inter no fue capaz de generar una jugada medianamente decente para que sus delanteros intentaran aprovecharla. Que se lo pregunten sino a Diego Milito, que se fajó todo el tiempo que estuvo en el campo con los defensas azulgrana. Se tiró a los costados, jugó de pivote, y hasta probó de lejos, recurso que él mismo ha admitido que no es su fuerte. Se fue reemplazado en la segunda parte por Balotelli, totalmente exhausto.

Además de disfrutar con Busquets, Iniesta y algunas perlas de Xavi (para enmarcar el pase que le da a Dani Alves en la jugada del segundo gol), el partido también dejó otras lecturas. Como la flojera de Maicon. Titular indiscutible para Dunga en la selección brasileña, Maicon pasa por ser uno de los mejores laterales derecho del mundo. A diferencia de Dani Alves, a quien tiene relegado a la suplencia en la Canarinha, el lateral del Inter no destaca por su carácter ofensivo sino por lo contrario, por su capacidad defensiva. Lo he visto muchas veces a Maicon y, sin que me parezca un mal jugador, tampoco he conseguido advertir las muchas virtudes que sus admiradores le asignan. Para mi es un jugador correcto y poco más. Y a veces, como anoche, ni eso. Ayer firmó un muy mal partido. Falló justamente en lo que se lo considera uno de los mejores: en la defensa. Tuvo responsabilidad directa en los dos goles: no presionó suficientemente en la marca a Henry cuando éste peinó la pelota para el gol de Piqué y, en la jugada del segundo gol, ni siquiera intentó rechazar el centro de Alves o estorbar al menos a Pedro para que no rematara con tanta comodidad.

Aunque se ha vuelto algo cada vez más habitual, no deja de sorprender que jugadores de élite cometan errores tan básicos, que se salten el abecé del juego. En este caso, defensores que no saben defender.

Para más y mejores detalles sobre el partido, leer la crónica de Ramón Besa en El País.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Fútbol y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s